La ropa de cuna que necesitas para tu bebé

Llega la hora de preparar la habitación para tu bebé y debes tener toda su ropa de cuna lista antes de que nazca. Aquí te ayudaremos a encontrarla.

Pero a priori, deberemos tener en cuenta la época del año en la que nacerá e incluir en el listado la ropa adecuada según la estación.

Durante las primeras horas de vida, los bebés no tienen todavía la capacidad de regular su temperatura corporal, por lo que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que el lugar donde nazca esté habilitado a unos 25 °C.

Poco a poco, el recién nacido se irá adaptando y en días posteriores ya podrá mantener su cuerpo entre 36,5-37,5 °C, como un adulto.

Cuando los bebés nacen en verano.

Entramos en el dilema del aire acondicionado. Cuántas veces podremos discutir con la pareja porque nuestros termostatos corporales no se asemejan, siendo uno caluroso y el otro friolero. Se recomienda que la temperatura segura para el bebé esté entre 21 y 25 °C, a partir de aquí, deberá establecerse un consenso familiar en la que acordaremos una en la que todos se sientan confortables.

Una vez llegué el momento de acostar a nuestro bebé no es conveniente que duerma con el aire acondicionado encendido y mucho menos que le alcance directamente.

En hogares que no dispongan de este aparato se recomienda cerrar y bajar persianas durante las horas centrales del día y abrir ventanas por la noche para refrescar la estancia, evitando cualquier corriente de aire que pueda afectar al bebé de forma directa, para que no se resfríe.

Una vez llegado el momento de acostarlos debemos optar por ropa de cuna que evite su sudoración, por lo que una bajera y sábana de algodón ayudará a que su piel transpire mejor.

Juego de sábanas

Cuando los bebés nacen en invierno.

Podremos regular los termostatos de la calefacción a unos 20 °C. Abrigado con el pijama y cubierto con un edredón o funda nórdica de cuna será suficiente para que tu bebé se sienta confortable, pero si es de los que se destapan por la noche podrás recurrir a los sacos de dormir.

Funda nórdica

Además, otro factor que no podemos pasar por alto, es que cada vez que se despierten y debamos darle la toma, al sacarlos de la cuna donde descansaban bien calentitos, no padezcan cambios de temperatura bruscos.

Por lo que recomendamos tener a mano una mantita o arrullo y así taparlos mientras lo sujetáis para la toma.

Cuando los bebés nacen en entretiempo.

Siguiendo la pauta de lo anteriormente comentado. Debemos ser conscientes que salvo los primeros días que los bebés no pueden regular su temperatura corporal, los siguientes se adaptarán e igualarán a la de un adulto, por lo que: las bajeras, sábanas y una mantita o edredón es lo que tendremos que tener preparado por si refresca.

Que es lo que no te cuentan y deberías saber sobre la ropa de cuna.

En la primera etapa del bebé, las regurgitaciones (pequeños vómitos) y las babitas de tu bebé serán las protagonistas, por eso es bueno disponer de varios recambios en bajeras de algodón que lavarás antes de su primer uso.

Otro factor a tener en cuenta, es que en muchas ocasiones aunque le hayamos cambiado el pañal, la cantidad de líquido que depositen pueda ser abundante y llegar incluso a mojar la cuna. No siempre ocurre, pero hay que estar preparados.

Un protector para el colchón nos será útil, ya que es la pieza textil que se coloca entre el colchón y la bajera para protegerlo frente a los líquidos, ácaros y demás bacterias que puedan deteriorar la calidad del colchón.

Los recambios en la ropa de cuna de tu bebé serán de gran utilidad durante los primeros meses de vida, tenerlos a mano nos hará maniobrar de forma más rápida ante esas noches en las que tu bebé manché más de la cuenta su cuna.

No dudes en visitar la sección de textiles en nuestra web y consultar toda la ropa de cuna que necesites para cada etapa del año. Estaremos encantados de asesorarte ante cualquier duda.